¿Y qué almohada necesito?

Consejos de Fisioterapia, son recomendaciones que queremos compartir ya que contamos con la colaboración de Loli, nuestra Fisioterapeuta especializada y Educadora somática. Donde periódicamente, compartiremos consejos de fisioterapia para mejorar la salud para todos nuestros pacientes, familiares y conocidos.

Una de las preguntas más frecuentes que surgen cuando hablamos del descanso es: ¿ Y qué almohada necesito? 

La persona desea saber qué grosor, qué tamaño, incluso qué forma, cuál es el material más apropiado y sus cuidados…etc para descansar correctamente y que sobretodo su cuello y/o sus lumbares no se resientan por la mañana.

Así que vamos a  aportar información para responder a estas preguntas. En este artículo, siguiendo en la línea de El Descanso. Salud Postural mientras duermes, vamos a hablar de cuál es la almohada que necesitas.

La correcta elección de la almohada y el colchón

La correcta elección de la almohada y el colchón, según la postura en la que duermes y tu anatomía, es importante para evitar dolor cervical y/o lumbar, tensión especialmente en los músculos de nuestra pelvis y mantener una buena alineación de nuestras caderas, rodillas y columna vertebral….

El colchón debe tener firmeza para evitar que se hunda con el peso de la región pélvica (la estructura esquelética más grande del cuerpo) y que permita la correcta alineación de las vértebras.

Principalmente, la función de la almohada o el cojín es ofrecer soporte a aquellas estructuras que por la organización corporal específica de cada uno, no pueden relajarse y dejar de trabajar sin dicho soporte.

Debido a la relación de lucha constante entre nuestro cuerpo y la gravedad, intenta evitar que hayan estructuras de tu cuerpo que queden suspendidas luchando contra dicha fuerza. Como ya explico en el artículo 2 posturas recomendables para descansar mejor mientras duermesahí la importancia de adoptar una postura adecuada para descansar correctamente y levantarnos con energía y sin dolor. La agradable sensación de descanso que obtenemos tras dormir es posible si hay una real inactividad o pausa de la acción muscular. 

Materiales

Hay en el mercado tantos tipos de materiales que a veces nos dificulta la elección de nuestro colchón o almohada. Cuantas más opciones, más parálisis a la hora de decidir. Aparece en escena el miedo a equivocarnos. La tarea es poco fácil. ¿Cuál será el mejor que hará que me levante sin dolor y descansado?

No existe el colchón ideal ni perfecto. Recomiendo soportes firmes, tanto colchones como almNo existe el colchón ideal ni perfecto. Recomiendo soportes firmes, tanto colchones como almohadas y cojines, que evitarán que se hundan las estructuras anatómicas, enviándole a nuestro cerebro la información para que dé la orden de soltar todas las tensiones de los músculos al entrar en contacto con la superficie dura.

Una opción que me parece muy interesante son los cojines y las almohadas fabricadas artesanalmente, rellenas de semillas. Se ajustan perfectamente a nuestras estructuras ofreciendo un buen soporte con firmeza y con calidez. Eso sí, quizás requieren el cuidado y el mismo mimo con el que fue fabricado/a.

Grosor y forma

  • El Grosor:

Respecto al grosor de tu almohada decir que no hay una igual para todo el mundo. Depende de tu configuración esquelética propia, de tu organización corporal, de tus tensiones musculares, de tu cerebro… Lo que para unos es mucho para otros es poco. Y algunos simplemente, no la necesitan. Ten como puntos de referencia la orientación de tu mentón y tu nariz según duermas boca arriba o en lateral.

Boca arriba, el mentón ha de dirigirse sutilmente hacia tu esternón sin forzar el cuello. Entre la barbilla y el inicio del esternón  ha de quedar un espacio similar al tamaño de una pelota de tenis o el puño de tu mano, aproximadamente. No más. Sobretodo, evitar que el mentón se dirija hacia el techo forzando la extensión cervical.

Evidentemente, en la posición lateral, necesitarás un cojín más grueso. Rellena todo el espacio entre tu cabeza  y el colchón, permitiendo que tu cuello esté relajado sin forzarlo. El punto de referencia que aquí puedes tomar es tu nariz. Mantenla paralela al suel

  • La Forma:

Respecto a la forma, decir que lo habitual es la forma rectangular para la cabeza. Hay ocasiones que en vez de cojín se necesita una simple toalla enrollada debajo del cuello aportando relajación a la zona (depende de la curvatura cervical).

Cuando nos referimos a soportes para otras estructuras como las rodillas, los tobillos, las muñecas es más cómodo un rulo de forma cilíndrica . También puedes sustituirlo por una manta o toallas enrolladas.

Para aportarle un buen descanso a tus caderas, mejor un soporte rectangular entre rodillas y tobillos en posición lateral.

Limpieza y cuidados

Las almohadas deben estar limpias, y no sólo las fundas, sino también su interior, ya que es muy usual la proliferación de ácaros y bacterias en ellas. Por ello, los materiales ecológicos, libres de pesticidas y tratamientos naturales, son muy recomendables.

Es importante voltear los colchones y soportes (almohadas, cojines) con regularidad y renovarlos cuando veamos que pierden firmeza. Normalmente los fabricantes dan sus recomendaciones específicas.

Resumiendo, a la hora de hablar de colchones, de almohadas y de cojines valoraré a la persona que va a hacer uso de ellos teniendo en cuenta su organización corporal y su relación con la superficie de contacto.

¿Cómo es tu relación con el suelo? ¿Tienes una relación amistosa o más bien te sientes en tensión cuando te estiras sobre él? ¿Sencillamente, puedes estirarte sobre el suelo? A partir de aquí podemos empezar a trabajar para no necesitar soportes.

Fuente: InstitutDinamic.com

Gracias por haver leído: Consejos de Fisioterapia artículo redactado por Institut Dinàmic , nuestro centro de Fisioterapia colaborador en 5 Serveis. Si está interesado en seguir leyendo más contenido, haga clic en nuestro Blog o sigue leyendo la próxima recomendación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba